¡Feminismos! Eslabones fuertes del cambio social

Los artículos

La historia no puede borrarse como una página web

, por DAVIS Angela

La Marcha de la Mujeres contra la investidura del 45o presidente norteamericano, Donald Trump, reunió en 600 puntos del mundo una multitud abrumadora. En los Estados Unidos, en las calles de Chicago hasta las de Portland, en los barrios de New York hasta las plazas en Boston se contabilizaron más de dos millones de manifestantes. El multimillonario está acusado de varias agresiones sexuales y alardea de su poder para "hacer lo que quiere" con las mujeres sin importarle su consentimiento, todo gracias a su fama mediática. La militante feminista Angela Davis, figura del Movimiento Negro de liberación de los años setenta y candidata dos veces a la vicepresidencia de los EE.UU. por el Partido Comunista fue una de las participantes. "Los próximos 1459 días de la administración Trump serán 1459 días de resistencia", anunció. A continuación, publicamos la traducción del discurso que pronunció en Washington.

Marcha de las Mujeres hacia Washington, 21 de enero 2017. Foto : Mobilus In Mobili / Flickr (cc by-nc)

En este momento decisivo de nuestra historia, recordemos que todas y todos los-as que estamos aquí —centenares de miles, incluso millones de mujeres, personas transgénero, hombres y jóvenes —, en la Marcha de las Mujeres, representamos las poderosas fuerzas del cambio: estamos determinados a impedir que esas viejas culturas racistas y hetero-patriarcales retornen a escena.

Consideramos que somos agentes colectivos de la Historia y que ésta no puede borrarse como se hace con una página web. Sabemos que esta tarde estamos reunidos en tierras indígenas y seguimos el ejemplo de los nativos americanos —quienes pese al genocidio que han sufrido, jamás renunciaron a la lucha por su territorio, por el agua, por sus cultura y por sus pueblo. Saludamos especialmente hoy a los Sioux de Standing Rock.

Las luchas por las libertades de los Negros, que configuraron la naturaleza de la historia misma de nuestro país, no pueden borrarse de un plumazo. No pueden hacernos olvidar que la vida de los-as Negros realmente tiene importancia [en referencia al movimiento Black Lives Matter, ndlr]. La historia de este país se basa en la esclavitud y la colonización —esto necesariamente implica, lo queramos o no, que la historia de los Estados Unidos es una historia de inmigración y de esclavitud —. Propagar la xenofobia, pregonar la muerte y las violaciones, y construir muros no borran la Historia. ¡Ningún ser humano es ilegal!

La lucha por salvar el planeta —contra el cambio climático, para garantizar la accesibilidad del agua, de las tierras Sioux de Standing Rock, de Flint, de Michigan, de los territorios de Cisjordania y Gaza, para salvar nuestra flora y fauna y el aire que respiramos— son el punto de partida de la lucha por la justicia social. Esto es una Marcha de las Mujeres y esta Marcha de las Mujeres representa la promesa de un feminismo que lucha contra los poderes perniciosos de la violencia del Estado. Un feminismo inclusivo e interseccional que nos invita a todas y a todos a aunar fuerzas en la resistencia contra el racismo, la islamofobia, el antisemitismo, la misoginia y la explotación capitalista.

Saludamos la lucha por el salario mínimo de 15 dólares. Es nuestra obligación unirnos a la resistencia colectiva. Resistencia ante los millonarios que especulan con las tasas hipotecarias y ante los agentes de la gentrificación. Resistencia ante los que privatizan los cuidados de la salud. Resistencia ante los ataques contra los musulmanes y los migrantes. Resistencia ante los ataques contra las personas con discapacidad. Resistencia ante la violencia estatal perpetrada por la policía y por el complejo carcelario-industrial. Resistencia ante la violencia de género institucional e íntima — en particular contra las mujeres transgénero de color.

Luchar por los derechos de la mujer es luchar por los derechos humanos en todo el mundo. Por esto decimos: "¡Libertad y justicia para Palestina!". Celebramos también la inminente liberación de Chelsea Manning y Oscar López Rivera. Y además, exigimos: ¡Libertad a Leonard Peltier! ¡Libertad a Mumia Abu-Jamal! ¡Libertad Assata Shakur!

En los próximos meses y años seremos llamados a intensificar nuestras demandas de justicia social, a ser más activos en la defensa de las poblaciones más vulnerables. Que todos aquellos que preconizan aún la supremacía del hombre blanco hetero-patrialcal se cuiden de nosotros. Los próximos 1459 días de la administración Trump serán 1459 días de resistencia. ¡Resistencia en las calles, en las aulas, en los trabajos, con nuestro arte y con nuestra música! Esto no ha hecho más que empezar, y tomando las palabras de la inimitable Ella Baker, "Nosotros que creemos en la libertad, no descansaremos hasta alcanzarla". ¡Muchas gracias!