¡Feminismos! Eslabones fuertes del cambio social

Los artículos

India: mujeres al centro del cambio social

, por HABACHI Jihane

Las mujeres indias son víctimas de múltiples discriminaciones (religión, casta, clase o incluso el acceso a la tierra), que aún perduran. La transformación social, iniciada en el momento de la independencia, es llevada a cabo en diferentes niveles. Entre los actores que buscan el cambio, los movimientos no-violentos —inspirados por Ghandi— se pusieron en marcha en todo el país, y en ellos, las mujeres hacen mucho más que participar: ellas son su centro. Ekta Mahila Manch ("Mujeres Unidas") participa de estas movilizaciones. Es el ala femenina del Ekta Parishad [1], organización no-violenta que lucha por una reforma social y agraria, este movimiento tiene por objetivo el permitir a las mujeres tomar su lugar dentro de la democracia y la sociedad.

"Nosotras representamos la mitad de la humanidad, nosotras deberíamos poseer la mitad de la tierra". Esta frase, uno de los eslóganes del movimiento, simboliza el espíritu de la lucha de Ekta Mahila Manch (EMM) porque contrariamente a las ideas preconcebidas, las mujeres son extremadamente numerosas en el trabajo agrícola. Desde hace 15 años, la organización femenina forma a miles de mujeres, principalmente para ayudarles a desarrollar su leadership y su autonomía porque el escaso acceso a la tierra representa un elemento sintomático de las desigualdades existentes y un reto mayor, particularmente en términos de pobreza. En la India, todavía muy pocas mujeres pueden ver reconocido su derecho a la tierra. Así, gracias a un enorme trabajo de campo, EMM y Ekta Parishad han conseguido que casi el 95 % de las mujeres miembros del movimiento, inscriban su nombre en el patta (título de propiedad de la tierra), junto al de sus maridos. Más que un enorme éxito, se trata de una verdadera revolución. "Cuando poseen la tierra, las mujeres pueden participar del proceso de toma de decisiones. Y esto, en la casa asi como en la comunidad inmediata" explica Jill Carr-Harris, una de las activistas del movimiento, fundadora de EMM.

El acceso a la tierra representa una lucha por todas las mujeres, pero también por todas las poblaciones marginadas (poblaciones tribales, dalits [2], etc) de las cuales, las mujeres los son por partida doble. "La frontera entre EMM y Ekta Parishad es muy tenue. No hemos creado una organización autónoma porque nuestro objetivo es llevar a los hombres y a las mujeres al mismo punto y mantenernos unidos. Encontrar el modo de avanzar juntos, siendo conscientes siempre de las injusticias suplementarias a las que las mujeres deben hacer frente. Esta es la esencia misma del concepto de Gandhi y su fuerza, ver las cosas de manera más general y no tener que elegir entre los derechos de las mujeres y los derechos del resto de la población", continúa Jill. El objetivo esencial es la adquisición de derechos sociales, políticos y, en general, democráticos, para las mujeres y el conjunto de la sociedad india. "En la India, un movimiento mixto es un marco más duradero para el cambio social" explica Jill.

"El Ekta Mahila Manch cambió al Ekta Parishad de manera fundamental, pero aún queda un largo camino por recorrer, por las mujeres y por todas las personas vulnerables" continúa Jill. Los objetivos de EMM para los meses y años por venir estarán centrados en torno a un desafío mayor en el seno de la lucha por la dignidad: el leadership femenino. La fuerza del movimiento sólo se incrementará. Esta idea se traduce en la organización de conferencias en torno a la no-violencia y a la paz. También es fundamental la preparación de la manifestación Jai Jagat ("Victoria al Mundo"), que irá de Nueva Delhi a Ginebra, en 2020. El objetivo es movilizar a más de un millón de participantes, en su mayoría mujeres, y algunas leaders. La campaña Jai Jagat se construye en base a la idea de que "nuestro mundo puede ser diferente si nosotros no somos indiferentes". Las mujeres indias no lo serán, ante la gran tarea a realizar.